EL SENTIDO DE LOS LUGARES

UNA GEOGRAFIA EMOCIONAL

Junto a un territorio real hay un territorio personal en el que es posible reconocerse.
Un territorio que se lee como una autobiografía: escrito en el paisajismo, en la subdivisión de espacios (viñedos, jardines, avenidas), en el modelado de colinas realizadas para crear y explotar las estanterías panorámicas, en la renovación de casas diseñadas para las hijas y los hijos. Siempre combinando función y estética.

MIS MARCHE

La règion de las Marcas es la tierra de mis queridos padres, de mi juventud y el lugar al que quería volver, para sentirme más cerca de ellos. En busca de relaciones, asuntos familiares, trabajo, amistades a veces consolidadas durante las cacerías en Il Casone en los años 50, cuando todavía no sabía que algún día esa finca pasaría a ser de mi propiedad.

Las Marcas es una tierra silenciosa, pero llena de carácter.
En ella vi la posibilidad de una transferencia, de dejar una huella de mi visión de la existencia y de una historia personal que es también la historia de mi familia.

EL ENCANTO DE UNA NUEVA EMPRESA

Mi tierra se dejó moldear y moldearme, deteniéndome e inspirándome con ideas y proyectos siempre nuevos, incluido un desafío más en mi vida: producir vino.
Cultivé este nuevo sueño con el firme propósito de crear algo importante.

Acostumbrado a moverme en escenarios completamente diferentes, he aprendido así a aceptar los ritmos de la naturaleza frenando los míos, comprometiendo enormes recursos internos y financieros para obtener lo mejor que esta tierra puede generar.

Hoy en la propiedad de Il Pollenza nada es aleatorio: un gran árbol, rosas, esculturas, setos, hileras de cipreses y tilos, son tantas referencias a personas, encuentros, momentos que han nutrido y marcado mi existencia.

DESCUBRIR
LA BODEGA

En la tranquilidad de un campo suave y seductor, en Il Pollenza las experiencias sensoriales se entrelazan.
Al placer de degustar vinos tintos, fuertes, con carácter y complejidad, o blancos, frescos y aromáticos, se suma el de la vista: los colores de las estaciones, siempre nuevos cortes de luz, el vuelo majestuoso de las aves rapaces o las coreografías de estorninos que se elevan en el cielo.
Hay cuatro posibles recorridos de visita y degustación, guiados por el personal de la bodega en el amplio salón dedicado a las catas.

Top