LA BODEGA

aTTENZIONE, SENSIBILITà E PAZIENZA

Con el consejo del “enólogo más revolucionario del siglo XX”, Aldo Brachetti Peretti compra esquejes de variedades bordelesas, adopta unas disposiciones de plantación sinónimo de calidad, reintroduce, entre los primeros en Italia, tanques de hormigón para la vinificación de grandes tintos, reservando fermentadores de acero inoxidable para vinos destinados a beber jóvenes: normalmente blancos, afrutados, embotellados unos meses después de la fermentación .

Para seleccionar las mejores uvas adquiere mesas de selección, luego sistemas de prensado suave, potentes grupos frigoríficos para controlar la temperatura de fermentación y una línea de embotellado que le permite mantener bajo control todo el proceso.

EL CORAZÓN DE LA BODEGA

El objetivo es entregar al consumidor un producto garantizado en términos de calidad e higiene; con entusiasmo también equipará la bodega con maquinaria para la producción de vino espumoso a partir de la cepa más aristocrática y difícil: Pinot Noir.
Para maduración y refinamiento del vino se excava la bodega de barricas a 7 metros de profundidad : una gran sala con columnas, dominada por bóvedas de cañón capaces de contener hasta 2.000 barricas, todas rigurosamente de roble francés. Al crear lo que se considera el corazón de la bodega (gracias a las luces cálidas y a los elementos de color rojo lacado), Aldo Brachetti Peretti se da cuenta de que “la barrica es un recipiente muy caro y, por lo tanto, sólo debe albergar los grandes vinos que deben tener la oportunidad de mejorar con este tipo de conservación”

(Emile Peynaud)

EL MOMENTO ADECUADO

Y este es, de hecho, su objetivo. Pero el vino se elabora ante todo en el viñedo y para tener un excelente Burdeos uno de los secretos es saber elegir el momento adecuado de la cosecha. Sin avance ni demora. Y luego cosechar todas las uvas en poco tiempo. Lo que ocurre en Il Pollenza , porque los racimos llegan a la bodega desde los viñedos de los alrededores en un máximo de 15 minutos.

PRÁCTICAS Y RITUALES DE LAS ESTACIONES

El momento y la prontitud de la vendimia son posibles gracias al laboratorio de análisis situado en el interior de la bodega, en el que un técnico permanente examina diariamente las muestras de uva para controlar el contenido de azúcar, el índice de acidez y otros parámetros propios de las diferentes variedades y del tipo de vino que se quiere obtener.
Las pacientes prácticas de la bodega tienen su propio ritual que deriva de las estaciones y la experiencia de los hombres.

Top